«Hemos tenido la experiencia de haber tratado con una empresa seria y responsable, adem de proporcionar una maquinaria de excelente calidad, con un trato respetuoso y cercano.»

Que Dios les bendiga por muchos a su labor.
Att. La comunidad

CARMELITES DESCALCES
MONESTIR SAGRAT COR DE JESUS
APTDO. 174
43874, AMPOSTA (ESPANA)

«Hola, escribo desde España. Desde hace un mes trabajo con la primera máquina inventada por el fabricante Papini que posee eyectores. Después de que los moldes se abren, los eyectores empujan las obleas y las despiden a unas canastas colgadas delante de la máquina. No se parten. El truco está en mantener muy limpio el cortador y los bordes. Yo utilizo aceite de oliva refinado; da un resultado fabuloso. Estoy muy contenta y animo a todos los que necesiten una máquina nueva a que la adquieran con estas características. Mientras trabaja, se puede cortar o embolsar.

Os voy a regalar una sugerencia: Si ponéis el armario humedecedor a 83 por ejemplo (en mi clima es así) y en montones de 4 en 4; lo encendéis por la noche y os vais a dormir. Por la mañana las obleas están perfectas para cortar. Si no podéis en el momento, las cubrís con un plástico por encima. Yo les pongo una tabla encima también. No cae ni una sola partícula.»

Mª Consuelo

MONJAS CARMELITAS
Monasterio S. Juan Bautista
Villalba del Alcor (Huelva)
ESPANA

ALABADO SEA JESU CRISTO!!!

Agradecer a la empresa Papini por el servicio prestado en las instalación de las máquinas para la fabricación de hostias,aquí desde La Paz-Bolivia a 3600 msnm. DIOS colme de bendiciones a Francisco y Alessandro por su dedicación,amabilidad,comprensión,disponibilidad,nos dejaron muy edificadas,ya que se acomodaron con suma sencillez a nuestro monasterio.DIOS les bendiga siempre y les pague su caridad para con nosotras. Tambien agradecerle porque las máquinas que nos llenan de alegría y contento pues son muy sencillas de manejar,de gran presición,dignas para la fabricación de las Hostias que luego serán el Cuerpo de Nuestro Señor. Están perfectamente diseñadas para nuestras necesidades, protegiéndonos así mismo de cualquier insidende o imprudencia que podamos cometer. Dios bendiga a cada uno de los miembros de su empresa por toda su labor en bien de Nuestra Iglesia.
DIOS les pague por todo, gracias.

Monasterio del Carmen de San José de La Paz
BOLIVIA